Saltar al contenido

LA CERTEZA DEL REGRESO DE CRISTO | LECCIÓN 13 DOMINGO 23 DE DICIEMBRE

diciembre 23, 2018

LA CERTEZA DEL REGRESO DE CRISTO | LECCIÓN 13 DOMINGO 23 DE DICIEMBRE

Juan 14:1 al 3 es la promesa más conocida sobre la segunda venida de Jesús. ¿Qué te dice esta promesa sobre el tipo de vida que tendrán los redimidos, en la Tierra Nueva?

 Los primeros cristianos llamaban “esperanza bienaventurada” al regreso de Cristo Esperaban que todas las profecías y las promesas de la Escritura se cumplieran en la Segunda Venida, ya que es el verdadero objetivo de la peregrinación cristiana. ‘Todos los que aman a Cristo esperan con ansias el en que puedan encontrarse cara a cara con él. Sus palabras en esos versículos sugieren cercanía e intimidad, que compartiremos no solo JESUS, sino también entre nosotros.
Los cristianos creen en esta promesa porque la Biblia nos garantiza su cumplimiento. Tenemos esta seguridad porque creemos en las palabras de Jesús: “Vendré otra vez” (Juan 14:3). Así como la primera venida de Cristo estaba profetizada, así también se predice la Segunda Venida, incluso en el Antiguo Testamento. Antes del Diluvio. Dios le dijo al patriarca Enoc que la venida del Mesías en gloria pondría fin al pecado. Profetizó; “He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares, para hacer juicio contra todos, y dejar convictos a todos los impíos de todas sus obras impías que han hecho impíamente, y de todas las cosas duras que los pecadores impíos han hablado contra él” (Jud. 14, 15).
Mil años antes de que Jesús viniera a esta Tierra, el rey David también profetizó que la venida del Mesías reuniría pueblo de Dios: “Vendrá nuestro Dios, y no callará: fuego consumirá delante de él, y tempestad poderosa le rodeará. Convocará a los cielos de arriba, y a la tierra, para juzgar a su pueblo. Juntadme mis santos, los que hicieron conmigo pacto con sacrificio- (Sal. 50:3-5).
La segunda venida de Jesús está estrechamente relacionada con su primer advenimiento. Las profecías que predijeron su nacimiento y su ministerio (por ejemplo, Gén. 3:15; Miq. 5:2: Isa 11:1: Dan. 9:25, 26) son el fundamento de nuestra esperanza y confianza en las promesas sobre la Segunda Venida. Cristo “se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado. (…) Así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos: y aparecerá por segunda vez sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan” (Heb. 9:26, 28).

¿De qué manera puedes obtener esperanza y consuelo, incluso ahora mismo, de la promesa de la Segunda Venida?