Saltar al contenido

LA MARCA DE LA BESTIA | Lección 9 Jueves 28 de febrero

marzo 5, 2019

LA MARCA DE LA BESTIA | Lección 9 Jueves 28 de febrero

Lee Apocalipsis 13:16 y 17; y Deuteronomio 6:4 al 8. El hecho de poner la marca en la mano derecha o en la frente ¿qué tiene que ver con los mandamientos de Dios?

Se presionará a todas las clases sociales para que reciban la marca de la bestia en la mano derecha o en la frente. Así como el sello en la frente identifica a los que Dios considera suyos (Apoc. 7:3, 4; 14:1), la marca de la bestia identifica a los adoradores de la bestia.
La marca de la bestia no es ningún tipo de señal visible. Su colocación en la mano derecha o en la frente imita las instrucciones que Moisés les dio a los israelitas de atar la Ley de Dios como una señal en la mano o en la frente (Deut. 6:8). La mano derecha tiene que ver con la conducta, mientras que
la frente tiene que ver con la mente o el consentimiento mental. Algunos decidirán recibir la marca de la bestia para eludir la amenaza de muerte, mientras que otros estarán mental y espiritualmente comprometidos con este sistema de adoración apóstata.
Las cuestiones decisivas en la crisis final serán la adoración y la obediencia a Dios en la observancia de los mandamientos (Apoc. 14:12). El mandamiento del sábado, en concreto, será la prueba de fidelidad y obediencia a Dios. Así como el sábado es la señal distintiva de la obediencia del pueblo fiel
de Dios (Eze. 20:12, 20), la marca de la bestia es la señal de lealtad a la bestia.
La marca de la bestia implica la sustitución de un mandamiento de Dios por un mandamiento humano. La mayor evidencia de este hecho es la institución del domingo establecido humanamente (ver Dan. 7:25) como el día de adoración en lugar del sábado, el día ordenado en las Escrituras por nuestro Creador. El intento de cambiar la señal de autoridad de Dios por otro día es un intento de usurpar el rol y el poder de Dios mismo. “La marca de la bestia es el día de descanso papal. […] Cuando se ponga en vigencia el decreto que ordena falsificar el sábado, y el fuerte clamor del tercer ángel amoneste a los hombres contra la adoración de la bestia y su imagen […] entonces los que continúen aún en transgresión recibirán la marca de la bestia” (Ev 174).
Apocalipsis 13:18 dice: “Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis”. ¿Quién es este hombre? Pablo lo describe como “el hombre de pecado” (2 Tes. 2:3). Esta designación señala al poder papal
simbolizado por la bestia que surge del mar, cuyo nombre blasfemo en su cabeza apunta al título divino que reclama para sí, ya que supuestamente ocupa el lugar del Hijo de Dios en la Tierra.

Reavivados por su Palabra: Hoy, Numeros 22 – Durante esta semana, HAp cap. 13,14.