Saltar al contenido

FUGITIVO | Lecci贸n 6 Lunes 2 de noviembre

noviembre 1, 2020

FUGITIVO | Lección 6 Lunes 2 de noviembre

Lee Génesis 28:10 al 17. ¿Cuál es el contexto de esta historia y qué nos enseña acerca de la gracia de Dios para aquellos que, en cierto sentido, están huyendo de sus pecados?

En su trato con el resto de la familia, Jacob, con la ayuda de su madre, cayó en crueles engaños, y ahora lo está pagando. Su hermano está respirando amenazas violentas contra él, y él se ha convertido en un fugitivo que se dirige hacia la casa de su tío en Harán. Todo es inestable y aterrador.

Un día, Jacob avanza penosamente, hasta que anochece y cae la oscuridad. Está en el medio de la nada, con el cielo como techo. Al encontrar una piedra como almohada, se duerme. Pero la inconsciencia del sueño pronto se ve interrumpida. Recibe el famoso sueño, y la escalera que ve se apoya en la Tierra y se extiende hasta el cielo. Los ángeles suben y bajan por ella.
Luego oye una voz que dice: “Yo soy Jehová, el Dios de Abraham”. La voz continúa repitiendo las promesas que Jacob conoce de la tradición familiar.
Tu descendencia será inmensa. Serán una bendición para todas las familias de la Tierra. “He aquí, yo estoy contigo”, continúa la voz, “y te guardaré por dondequiera que fueres […] porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he dicho” (Gén. 28:15).

Elena de White escribió acerca de cómo Pablo, mucho tiempo después, “contemplaba la visión de la escalera de Jacob, que representaba a Cristo, quien unió la Tierra con el Cielo, y al hombre finito con el Dios infinito.
Su fe se fortaleció al recordar cómo los patriarcas y los profetas habían confiado en Uno que fue su sostén y consolación y por quien él sacrificaba su vida” (HAp 422).
Jacob se despierta y se dice a sí mismo: “Ciertamente Jehová está en este lugar, y yo no lo sabía” (Gén. 28:16). Lo que sucedió aquí es “impresionante”.
Él nunca olvidará el lugar, y le pondrá nombre. Luego jura lealtad a Dios para toda la vida.

¿Qué podemos aprender de esta historia acerca de cómo Dios, en Cristo, busca alcanzarnos a pesar de nuestros pecados? Nuevamente, ¿por qué este principio debe ser el eje de la educación cristiana?

Reavivados por su palabra: Hoy, Jeremias 07.