Saltar al contenido

LA CREACIÓN, LA CAÍDA Y LA CRUZ l Jueves 21 de mayo Lección 8

mayo 20, 2020

LA CREACIÓN, LA CAÍDA Y LA CRUZ l Jueves 21 de mayo Lección 8

La Biblia presenta un vínculo ininterrumpido entre la Creación perfecta, la Caída, el Mesías prometido y la Redención final. Estos grandes acontecimientos se convierten en la base del tema de la historia de la salvación para la raza humana.

Lee Génesis 1:31; 2:15 al 17; y 3:1 al 7. ¿Qué ocurrió con la Creación perfecta de Dios?

Dios declaró que su Creación era “buen[a] en gran manera” (Gén. 1:31). “Ahora la Creación estaba completa. […] El Edén florecía sobre la Tierra. Adán y Eva tenían libre acceso al árbol de la vida. Ninguna mácula de pecado o sombra de muerte desfiguraba la bella Creación” (PP 28). Dios les había advertido a Adán y a Eva que si comían del árbol prohibido indudablemente morirían (Gén. 2:15-17). La serpiente inició su discurso con un interrogante y luego contradijo totalmente lo que Dios había dicho: “No moriréis” (Gén.3:4). Satanás le prometió a Eva grandes conocimientos y que sería como Dios. Obviamente, ella le creyó.

¿Cómo confirma Pablo la declaración de Dios de Génesis 2:15 al 17? Lee Romanos 5:12 y 6:23. ¿Qué relación guardan estas enseñanzas con la Evolución teísta?

En las Escrituras, podemos ver que los autores bíblicos posteriores confirman las declaraciones bíblicas anteriores y brindan apreciaciones adicionales. En Romanos 5 al 8, Pablo escribe sobre el pecado y la belleza de la salvación: “Como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el
pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron” (Rom. 5:12). Pero, una perspectiva evolucionista presentaría la muerte durante millones de años antes de la humanidad. Esta idea tiene graves consecuencias para la enseñanza bíblica del origen del pecado, la muerte sustitutiva de Cristo en la Cruz y el plan de salvación.

Si la muerte no tuviese relación con el pecado, entonces la paga del pecado no sería la muerte (Rom. 6:23), y Cristo no habría tenido ninguna razón para morir por nuestros pecados. Por ende, la Creación, la Caída y la Cruz están inextricablemente vinculadas. El primer Adán está ligado al último Adán (1 Cor. 15:45, 47). Creer en la Evolución darwiniana, aun si se insertase algún concepto de Dios en el proceso, destruiría la base misma del cristianismo.

Reavivados por su palabra: Hoy, Salmos 109.