Saltar al contenido

LOS DÍAS DE LA CREACIÓN | Lección 8 Lunes 18 de mayo

mayo 17, 2020

LOS DÍAS DE LA CREACIÓN | Lección 8 Lunes 18 de mayo

En los últimos tiempos, viene habiendo una tendencia a considerar que la semana de la Creación no es literal, sino una metáfora, una parábola e incluso un mito. Esto ha surgido a raíz de la Teoría de la Evolución, que supone largas eras de tiempo para explicar el desarrollo de la vida en el planeta Tierra. ¿Qué enseña la Biblia sobre este tema? ¿Por qué los “días” de la Creación
en Génesis 1 deben entenderse como días literales, y no figurativos?

Lee Génesis 1:3 al 5; y Éxodo 20:8 al 11. ¿Cómo se utiliza el término “día” en estos contextos?

La palabra hebrea yôm, o “día”, se utiliza sistemáticamente a lo largo de todo el relato de la Creación como un día literal. No hay nada en el relato de la Creación, del Génesis, que indique algo diferente de un día literal como lo entendemos hoy. De hecho, algunos eruditos no creen que los días hayan sido literales; así y todo, admiten que la intención del autor era representar
los días literales.

Es interesante que Dios mismo designe este nombre para la primera unidad de tiempo (Gén. 1:5). Yôm, o día, se define con la frase “y fue la tarde y la mañana” (Gén. 1:5, 8, etc.). El término se usa en singular, no en plural, lo que indica un solo día.
Por lo tanto, los siete días de la Creación deben interpretarse como una unidad completa de tiempo, introducida por el número cardinal ’echad (“uno”) seguido de los números ordinales (segundo, tercero, cuarto, etc.).
Este patrón indica una secuencia consecutiva de días, que culmina en el séptimo día. No hay ninguna indicación en el uso de términos ni en la forma misma del relato de que debería haber intervalos entre estos días.

Por cierto, los siete días de la Creación son siete días como definimos los días en la actualidad.
Además, la naturaleza literal del día se da por sentada cuando Dios escribió el cuarto Mandamiento con su propio dedo, indicando que el fundamento para el día de reposo sabático se basa en la secuencia de una semana literal de los siete días de la Creación.

La Creación relatada en Génesis no es la única creación en la Biblia. También está la Recreación, en la Segunda Venida, cuando Dios transformará la mortalidad en inmortalidad “en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta” (1 Cor.15:52). Sin embargo, si Dios puede hacer esto instantáneamente en la Recreación, ¿por qué usaría miles de millones de años para la primera Creación, como lo enseña la Evolución teísta?

Reavivados por su palabra: Hoy, Salmos 106.