Saltar al contenido

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR | Lecci贸n 10 Viernes 2 de septiembre

septiembre 2, 2022

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR | Lección 10 Viernes 2 de septiembre

Lee Elena de White, El ministerio de curación, “Importancia del verdadero conocimiento”, pp. 358, 359; El Deseado de todas las gentes, “El Sermón del Monte”,
pp. 265-281; El evangelismo, “Calificaciones esenciales del obrero”, p. 632.
“Las dificultades que hemos de arrostrar pueden ser muy disminuidas por la mansedumbre que se oculta en Cristo. Si poseemos la humildad de nuestro Maestro, nos elevaremos por encima de los desprecios, los rechazos, las molestias a las que estamos expuestos diariamente; y esas cosas dejarán de oprimir nuestro espíritu. La mayor evidencia de nobleza que haya en un cristiano es el dominio propio. El que bajo un ultraje o la crueldad no conserva un espíritu confiado y sereno despoja a Dios de su derecho a revelar en él su propia perfección de carácter. La humildad de corazón es la fuerza que da la victoria a los seguidores de Cristo; es la prenda de su conexión con los atrios celestiales” (DTG 268, 269).

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:

1. La humildad ¿en qué medida nos permite “elevarnos por encima” de las heridas y las molestias? ¿Cuál crees que es la característica más importante de la humildad que nos permite hacer esto?

2. En tu cultura, ¿cuánto se valora la humildad y la mansedumbre? ¿Se las respeta o se las desprecia? ¿Qué tipo de presiones enfrentas en tu cultura
que atentan contra el desarrollo de estas características?

3. ¿Existen grandes ejemplos de mansedumbre y humildad en gente que vive actualmente? Si es así, ¿quién es, cómo manifestó estos rasgos y qué
puedes aprender de ella?

4. ¿Por qué muchas veces equiparamos la mansedumbre y la humildad con la debilidad?

5. Vimos que David buscó al Señor como refugio. ¿Cómo funciona esto? ¿Cómo se manifiesta siempre ese refugio? En otras palabras, ¿cómo podemos nosotros, como iglesia, ser un refugio para quienes necesitan un resguardo? ¿Qué tipo de amparo ofrece tu iglesia local? ¿Qué puedes hacer para ayudar a que sea un lugar de refugio para quienes lo necesitan?

Reavivados por su Palabra: Hoy, Jueces 21.