Saltar al contenido

PROFECÍA CUMPLIDA (ISA. 7:14-16) | Domingo 17 de enero Lección 4

enero 18, 2021

PROFECÍA CUMPLIDA (ISA. 7:14-16) | Domingo 17 de enero Lección 4

En Isaías 7:14 al 16, Emanuel es una señal relacionada con el dilema específico de Acaz: antes de que el niño Emanuel tuviera edad suficiente para decidir entre diferentes tipos de alimentos, “la tierra de los dos reyes que tú temes será abandonada” (Isa. 7:16). Esto se refiere a la tierra y los reyes de Siria y del reino del norte, Israel (ver 7:1, 2, 4–9) y reitera la promesa de Dios
de que el poder de ellos pronto se extinguirá.

¿Por qué Isaías menciona que el niño tendría que comer “mantequilla y miel”? Isa. 7:15.

Las cosechas y los campos de Judá serían destruidos por los asirios (Isa. 7:23-25). Por lo tanto, el pueblo, incluido el Emanuel del Antiguo Testamento, quienquiera que fuera (Isa. 7:14, 15), se vería obligado a volver a la dieta de los nómadas (Isa. 7:21, 22). Sin embargo, tendrían suficiente para sobrevivir.

¿Cuándo se cumplió la profecía sobre Siria e Israel, el reino del norte? 2 Reyes 15:29, 30; 16:7–9; 1 Crón. 5:6, 26.

Esta profecía de Isaías fue dada alrededor de 734 a.C. En respuesta al soborno de Acaz, Tiglat-pileser III hizo lo que probablemente habría hecho de todos modos: aplastó a la coalición del norte, conquistó las regiones de Galilea y Transjordania del reino norteño de Israel, deportó a parte de la
población y convirtió los territorios en provincias asirias (734–733 a.C.). El resto de Israel se salvó cuando Oseas, después de asesinar al rey Peka, se rindió y pagó tributos. Entre 733 y 732 a.C., Tiglat-pileser conquistó Damasco, la capital de Siria. Luego convirtió a Siria en provincia asiria. Por lo tanto, para 732, aproximadamente dos años después de la predicción de Isaías, Siria e Israel habían sido derrotados de manera concluyente, y todo había terminado para los dos reyes que habían amenazado a Acaz.

Poco después de que Salmanasar V reemplazara a Tiglat-pileser III en 727 a.C., el rey Oseas de Israel cometió suicidio político al rebelarse contra Asiria. Los asirios tomaron la ciudad capital de Samaria en 722 a.C., y deportaron a miles de israelitas a Mesopotamia y Media, donde finalmente fueron absorbidos por las poblaciones locales y perdieron su identidad (ver Isa. 7:8; en un lapso de 65 años, Efraín dejaría de ser pueblo). Dios había predicho lo que sucedería a los enemigos de Judá, pero su explicación a Acaz fue que esto sucedería de todos modos, sin necesidad de depender de Asiria.

Reavivados por su palabra: Hoy, Ezequiel 26.