Saltar al contenido

PROFECÍAS SOBRE PERSIA Y GRECIA | Domingo 15 de marzo Lección 12

marzo 17, 2020

PROFECÍAS SOBRE PERSIA Y GRECIA | Domingo 15 de marzo Lección 12

Lee Daniel 11:1 al 4. ¿Qué vemos aquí que nos refresca la memoria de algunas de las profecías anteriores que hemos visto en Daniel?

Gabriel le dice a Daniel que todavía se levantarán tres reyes de Persia. Les seguirá el cuarto rey, que será el más rico de todos y provocará a los griegos. Después de Ciro, tres reyes sucesivos ejercen dominio sobre Persia: Cambises (530–522 a.C.), el falso Esmerdis (522 a.C.) y Darío I (522–486 a.C.).

El cuarto rey es Jerjes, que se menciona en el libro de Ester como Asuero. Él es muy rico (Est. 1:1–7) y reúne a un vasto ejército para invadir Grecia, como está predicho en la profecía. Pero, a pesar de su poder, es repelido por una fuerza menor de valientes soldados griegos.
No es difícil reconocer que Alejandro Magno es el poderoso rey que aparece en Daniel 11:3, y que se convierte en el gobernante absoluto de ese sector del mundo antiguo. A los 32 años, murió sin dejar ningún heredero para gobernar el imperio. Por eso, el reino se dividió entre sus cuatro generales: Seleuco, sobre Siria y Mesopotamia; Ptolomeo, sobre Egipto; Lisímaco, sobre Tracia y partes de Asia Menor; y Casandro, sobre Macedonia y Grecia.

Compara Daniel 11:2 al 4 con Daniel 8:3 al 8 y 20 al 22. ¿Cómo ayudan estos textos en conjunto a identificar a Alejandro como el poder que se menciona aquí?

¿Qué podemos aprender de esta serie de nombres, fechas, lugares y acontecimientos históricos? En primer lugar, descubrimos que la profecía se cumple como lo predice el mensajero divino. La Palabra de Dios nunca falla. En segundo lugar, Dios es el Señor de la historia. Quizá tengamos
la impresión de que la ambición de los emperadores, los dictadores y los políticos de todo tipo es lo que impulsa la sucesión de poderes políticos, líderes y reinos. Sin embargo, la Biblia revela que Dios tiene el control total y moverá los engranajes de la historia según sus propósitos divinos; lo que en última instancia conducirá a la erradicación del mal y al establecimiento
del Reino eterno de Dios.

Reavivados por su palabra: Hoy, Salmos 42 – Durante esta semana, CS cap. 27.