Saltar al contenido

QUE EN PAZ DESCANSE | Mi茅rcoles 22 de septiembre Lecci贸n 13

septiembre 22, 2021

QUE EN PAZ DESCANSE | Miércoles 22 de septiembre Lección 13

Durante muchos siglos, los cristianos han estado esperando el regreso de Cristo. Este es, verdaderamente, la culminación de todas nuestras esperanzas; y no solo las nuestras, sino las esperanzas de todos los fieles de Dios a lo largo de toda la historia.

Lee Hebreos 11:13 al 16. ¿Qué gran promesa hay no solo para la gente de antaño, sino también para nosotros?

En cierto modo, estos versículos no tendrían sentido si la concepción común y popular de la muerte fuera cierta. ¿De qué habla el pasaje, cuando dice que estas personas murieron “sin haber recibido lo prometido”? Están muertas, presuntamente en el cielo con Jesús ahora, disfrutando de su gran recompensa. Por ejemplo, cuando murió Billy Graham, repetidamente escuchamos que ahora está en el cielo con Jesús.
También hay una ironía en este enfoque, porque a menudo, cuando alguien muere, escuchamos decir: “Que en paz descanse”. Pero ¿qué pasa aquí? Estas personas ¿están descansando en paz o están en el cielo haciendo lo que se supone que deben hacer (como, por ejemplo, presenciar toda la
“diversión” de aquí abajo)?

¿Cómo describe Jesús la muerte? Lee Juan 11:11.

A decir verdad, la idea de descansar “en paz” es lo que verdaderamente ocurre al morir, ¿no es así? Los muertos efectivamente están descansando. “Para el creyente, la muerte es un asunto trivial. Cristo habla de ella como si fuera de poca importancia. ‘El que guarda mi palabra, nunca verá muerte’, ‘nunca sufrirá muerte’. Para el cristiano, la muerte es tan solo un sueño, un momento de silencio y tinieblas. La vida está oculta con Cristo en Dios, y ‘cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria’ (Juan 8:51, 52; Col. 3:4)’ ” (DTG 731).
Jesús compara la condición de una persona entre la muerte y la mañana de la resurrección con un sueño inconsciente (Juan 11:11, 14), pero también
enfatiza que tanto los salvos como los perdidos recibirán su recompensa después de la resurrección (Juan 5:28, 29). El Señor recalca la necesidad de
estar preparados para la muerte, cuando llegue la hora.

¿Qué consuelo tienes al saber que tus seres queridos fallecidos ahora están descansando?

Reavivados por su Palabra: Hoy, 1 corintios 14.