Saltar al contenido

SITIOS EN EL TRAYECTO | Lunes 27 de junio Lección 1

junio 30, 2022

SITIOS EN EL TRAYECTO | Lunes 27 de junio Lección 1

“Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre” (Sal. 23:3). Imagina que las “sendas de justicia” (Sal. 23:3) se extienden delante de ti a la distancia. No puedes ver su conclusión, pero sabes que al final del viaje está el hogar, la casa de Dios. Al enfocarlos un poco más cerca de ti, ¿ves adónde conducen los caminos? Puedes ver algunos lugares con claridad, pero otras partes están totalmente obstruidas por obstáculos grandes o peligrosos. A veces, el camino desaparece sobre una cresta. Algunas partes del camino son fáciles de recorrer; otras, son difíciles. Así era cuando Israel viajó de Egipto a la Tierra Prometida, y este salmo lo describe de la misma manera.

Identifica, en el Salmo 23, los lugares por los que David ve pasar a las ovejas cuando siguen las sendas de justicia mientras se dirigen a la casa de Jehová.

Pero ¿por qué estas sendas se llaman “sendas de justicia”, o “caminos correctos” (RVC)? Hay cuatro razones importantes. En primer lugar, son caminos correctos porque conducen al destino correcto: la casa del Pastor. En segundo lugar, son caminos correctos porque nos mantienen en armonía con la persona adecuada: el mismísmo Pastor. En tercer lugar, son caminos correctos porque nos capacitan para ser las personas correctas, al igual que el Pastor. En cuarto lugar, son caminos correctos porque nos dan el testimonio acertado: a medida que nos transformamos en las personas correctas, damos gloria al Señor. Son caminos “correctos”, o sendas “de justicia”, ya sea que el recorrido sea fácil o difícil. Es importante comprender que, cuando Dios nos guía, no se trata simplemente de que Dios entregue un paquete en su destino. Es mucho más que orientación y protección. Al igual que los tantos ejemplos de la Biblia en los que Dios guía a su pueblo (ya sea a Abraham con sus promesas o a Israel con la columna de fuego y la nube), cuando Dios guía, siempre instruye a su pueblo en justicia.

¿Cuán consciente eres de que la justicia es la prioridad del Pastor para tu vida? ¿De qué modo las pruebas pueden cambiar tu vida para que reflejes mejor el carácter de Cristo?

Reavivados por su Palabra: Hoy, Deuteronomio 12.